Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

miércoles, 10 de junio de 2015

MI GATO NEGRO VUELVE A ESTAR ENFERMO


El pasado mes de febrero, mi gato Negro, de repente se quedó esquelético y con una anemia impresionante, lo llevé al veterinario y como no sabíamos de qué le venía le dio un tratamiento especial por si tenía algún parásito que lo estuviese devorando por dentro. El pobre tenía el paladar y las encías completamente blancas.
No sabemos si era ese el problema, pero el caso es que mejoró un montón, hasta engordó, yo estaba muy contenta. Pero hace dos sábados le salió un bulto en la mejilla, se lo toqué y era muy duro. Pensé que era un tumor, pero afortunadamente, al día siguiente le salió como una cabeza, (igual que cuando nos sale un grano) le apreté y no os podéis hacer una idea, lo que de allí salió. Se lo desinfecté bien y no pasó nada.
Pero a los dos días le descubrí una bola en el cuello que era igual de gorda que una pelota de pin pon, esperé a ver si le salía cabeza, pero nada, y cómo no sabía qué era lo llevé al veterinario. Él le cortó con un bisturí y menuda lo que salió de allí. 
Me comentó que los gatos  cuando pelean se hacen arañazos que les causan estas infecciones. Eso fue el jueves, pasó el fin de semana muy bien, yo le tenía que llevar el  lunes al veterinario, pero cuando subí la persiana para darles el desayuno acudieron todos menos él, y me extrañó mucho pues siempre es el primero en acudir 
Sobre las 10 salí al jardín y le llamé y escuché unos maullidos muy suaves entre los setos. Y al cogerle, se puso a chillar de dolor, inmediatamente lo dejé en el suelo y se puso a respirar muy fatigado y casi sin aliento, así que me lo lleve rápido al veterinario, ni él ni yo nos explicábamos el cambio tan grande que había hecho en unos días. ¡Si la noche anterior estuvo cenando fenomenal, y hasta se restregaba entre mis mis piernas!.  
Me daba tanta pena, que hasta le pedí que le pusiese la inyección, y lo durmiese para siempre, pero me dijo que no, que me lo trajese a casa y esperase a ver. Una cosa si que me dijo, y era que igual alguien le hubiese pegado una patada y le hubiese dañado los pulmones, o algún órgano interno.
Cuando llegué a casa, el gato se metió en una huerta que tengo al lado de casa y no lo vi en todo el día, hasta pensé que se había muerto. De vez  en cuando iba y me acercaba y le llamaba, pero nada no tenía respuesta, y una de las veces me encontré con una vecina, y me preguntó que qué hacía y le dije que llamando a mi gato, y me respondió con algo de enfado que se le sentaban en sus sillones, y que se habían tumbado encima de sus plantas. Cómo si solo estuviesen mis gatos en todo el barrio, pero claro como yo soy la única que tengo. Me quedé pensando en lo que me había dicho el veterinario, de que igual alguien le había pegado una patada.
Yo sé que los gatos para los que no los quiere son un fastidio, y que escarban en las macetas, se hacen cacas, pero nadie se está preocupando por hacer algo para evitar que se reproduzcan, yo soy la única que los llevo a castrar, y me gasto dinero con ellos. 
Tengo muy claro que ya no voy a coger más, pero también estoy segura que dentro de unos días volveré a tener más gatos nuevos por mi jardín.Gatos que primero van a casa de otros vecinos, y que ellos se los quitan de encima y me los mandan para mi casa.   
   

3 comentarios:

  1. Dios mio que pobre Negro. Esperemos que no haya sido una patada, pues hay que tener mala idea para hacer eso. A ver si hay suerte y consigue salir a delante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le estoy dando unas pastillas de antibiótico y parece que está mejorando
      ¿Sigues de viaje, o ya has vuelto?

      Eliminar
    2. En dos semanas estaré de vuelta.

      Eliminar