Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

domingo, 5 de enero de 2014

UN SAPITO EN MI JARDÍN


Un día descubrí a este sapito dentro de un cubo que había en mi jardín, no sé cómo llegó allí. 

video

Si me fijé en él, fue porque vi a los gatos merodeando a su alrededor, y Zapirón estaba metiendo su patita dentro del cubo. Después de fotografiarlo y grabarlo, me olvidé de él. Al día siguiente cuando salí al jardín vi que el cubo estaba tirado y no había nada de agua, ni rastro del sapo, supuse que alguno de los gatos se lo habría comido, o bien se había escapado.

A los pocos días me di cuenta de que Botitas estaba malito, devolvía y tenía los ojos hinchados y rojos. Pero cómo me era imposible cogerlo, ya que es muy arisco, no pude darle nada, ni llevarle al veterinario.

La verdad es que me tuvo bastante preocupada, pensé que igual fue él, el que se comió el sapo, o al chuparlo se intoxicó por alguna toxina del sapo.

Ahora sé, que otra vez que vea en casa otro sapo me lo llevaré fuera de casa, ya que estos anfibios son muy peligrosos para nuestras mascotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada