Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

domingo, 2 de junio de 2013

FLOR Y FRUTO DEL MADROÑO


El año pasado me compré dos madroños, uno para que se haga grande y me dé algo de sombra, y otro para hacer de él un bonsái.
A finales del verano los dos comenzaron a florecer y la verdad es que me quedé sorprendida al ver que no me daba ningún fruto. Las flores cayeron, y el invierno llegó. 

Pero la sorpresa mía ha sido el ver  que nada más llegar la primavera, en las puntas de las ramas comenzaron a salir unos diminutos granos rojos, que poco a poco han ido creciendo y se han convertido en estos deliciosos frutos. Los entendidos en la materia me dicen que no es aconsejable que coma muchos a la vez, ya que contienen alcohol y me puede dar dolor de cabeza.


4 comentarios:

  1. Que curioso es este fruto, nunca lo he probado.

    ResponderEliminar
  2. YO tampoco, pero ahora que lo tengo en casa lo probaré.Si quieres probarlos ve al Espolón que allí hay varios árboles

    ResponderEliminar
  3. Hola, he visto este tú otro blog hoy mismo y me ha sorprendido ver esta entrada sobre un fruto para mí tan unido a mi niñez. Te contare que yo los como habitualmente ya que los recolecto en mis salidas por el campo y como en BCN no son tan conocidos, no tengo problemas en encontrar. Te doy una idea para cuando tengas muchos y no sepas que hacer con ellos, puedes hacer una mermelada, que luego te sirve para hacer una buena merienda o utilizarla para vinagretas y así dar un toque agridulce a tus ensaladas.
    Un saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el consejo, por aquí si que hay. Los míos como ya comento me han dado frutos, pero al ser el primer año han sido muy poquitos y ahora están madurando en el árbol.

      Eliminar