Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

jueves, 11 de abril de 2013

TRASPLANTANDO MI BONSÁI - HAYA

Esta primavera ha sido la primera vez que me he atrevido a trasplantar yo sola mis bonsáis, hasta ahora siempre los llevaba  a la Asociación Bonsai Rioja a la que pertenezco, cuya sede se encuentra en Navarrete.


Para hacerlo me salí a mi pequeño huerto, y loo primero que hice fue sacar el árbol de la maceta 


Y ya que aquí en casa no tengo las herramientas adecuadas para hacerlo cómo se debe hacer, utilicé unas tijeras para poder separar toda la tierra  de las raíces.





Poco a poco la fui quitando hasta que así quedó


Después puse todas las raíces bajo el grifo para dejarlas limpias, frescas y completamente libre de de los restos de la tierra anterior.

Se me olvidaba, en casa tenía este precioso plato que mi hermana me regaló, me daba pena utilizarlo como maceta de bonsái ya que tiene un grabado que no se va a apreciar cuando lo cubra con la Akadama (la tierra que utilizamos), pero pensé que en él el haya quedaría preciosa, así que me animé a hacerle unos agujeros y utilizarlo como maceta. 


Por supuesto, todo esto lo hice bajo la atenta mirada de mi gatita Alba


Después de haber atado las raíces a la maceta, (eso se debe de hacer, por el hecho de que cómo se le deja pocas raíces, al menor movimiento, el árbol se puede caer y entonces las raíces saldrían al exterior, por eso todos los bonsáis se deben sujetar a la maceta). Y, con la ayuda de un palillo chino, la Akadama se mete bien entre las raíces. 

Ésta es la Akadama son unas pequeñas bolitas  de arcilla, de origen volcánico que se encuentra tan sólo en Japón. Su nombre viene del japón AKA - rojo, y TAMA - pelota.

Este tierra permite conservar un nivel de humedad ideal para su buen desarrollo, sólo se puede adquirir en establecimientos especiales en el arte del bonsái.

Otra ventaja que tiene esta tierra es, que ella te indica cuando la tienes que volver a regar. Cuando se riega su color cambia mucho y oscurece, así que nada más que la veo clarita, la vuelvo a regar.


Y así quedó mi Haya, sólo espero que lo hay hecho bien y que no me la "haya" cargado.

1 comentario:

  1. Pues ha quedado muy bien. Yo no entiendo de bonsáis pero me parecen unos arbolitos fantásticos y con mucho arte. Justo esta mañana he trasplantado una grosella y un fresal que compré ayer, pero en unas macetas de la terraza.

    Un saludo y a cuidar el jardín.

    ResponderEliminar