Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

jueves, 10 de julio de 2014

NIDO DE PÁJAROS VACIO

Estos días atrás, cuando preparaba mi huerta, me dí cuenta de que unos pajarillos estaban construyendo un nido en mi ciruelo, ese que me da ciruelas de la variedad "cojón de fraile", (tengo que decir que ese es su nombre, y que yo no me lo he inventado, alguien me dijo que era una grosera al ponerle este nombre a la ciruela).

Pues continuando con lo que os decía,  ni tan siquiera me acerqué para mirar en su interior, ya que temía que se marchasen y abandonasen los huevos, eso ya me sucedió la primera vez que descubrí un nido, así que a partir de entonces nunca más me he acercado, hasta ver que ya han nacido los polluelos, pues descubrí que si no los tocas, la madre no los abandona.

Durante todo el tiempo he estado haciendo mi rutina diaria, regaba, miraba, y siempre la veía allí quietecita empollondo a sus polluelos. Antes de ayer cuando fui, descubrí en el suelo la cáscara de un huevo, con alegría miré hacia arriba y para tristeza mía descubrí que el nido estaba con algunos huevos ya abiertos, pero completamente vacío.

Enseguida pensé, que alguno de los gatos los escucharía y se los habría comido, más de una vez, mi marido y yo impotentes, y sin poder hacer nada, hemos visto cómo en un momento han vaciado un nido y se han comido todas las crías. Los gatos son callejeros, y aunque les riñamos, van a estar pendientes y al mínimo descuido vuelven a subir y se los zampan. Sólo se libran los pájaros que hacen sus nidos entre los setos, ya están muy tupidos y ellos no pueden acceder a su interior.  

Con lo bien alimentados que los tengo


Pero su instinto es el de cazar, y no pueden evitarlo. Hace unos días estaba leyendo en el jardín y escuché un zumbido, cuando levante la cabeza tan solo vi a Zapirón dando un salto tremendo y coger al vuelo a una gran libélula, menos mal que se la pude quitar y por suerte, después de un buen susto salió volando.





A este pobre pajarillo no lo pude salvar cuando me di cuenta ya estaba muerto y se lo estaba zampando.

¡Con razón está tan hermoso!



2 comentarios:

  1. Vaya, que pena. Pero bueno, así es la vida. A ver si la próxima vez tienen mas suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que con tanto gato por aquí merodeando será imposible. No se els escapa ninguno.

      Eliminar