Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

martes, 17 de noviembre de 2015

GUSANOS DE SEDA - Bombyx mori

Moral de Castilseco

Cada vez que veo un moral me acuerdo de mi niñez y también de la de mis hijos. ¿Quién no ha tenido gusanos de seda  en su casa? 

La primera vez que tuve gusanos fue cuando estuve en el internado, y guardo un bonito recuerdo de ellos, ya que disfruté mucho durante todo su desarrollo. Pero también guardo un triste recuerdo que jamás he olvidado.

Siempre me han encantado las plantas, los bichos, mi pupitre en el colegio parecía un zoo, tuve hormigas en un bote de plástico, y veía cómo hacían sus túneles, por las noches, para ir al lavabo me alumbraba con luciérnagas que metíamos en botellitas de cristal, llegué a criar en una caja de cartón huevos de caracoles. y también allí comencé a cultivar plantas por medio de esquejes. Esa afición me la transmitió mi madre, que cuando venía a visitarme los domingos, y en el parterre del patio veía una nueva flor me decía, "cuando puedas arranca una hoja y ponla en agua, y cuando le salgan pequeñas raíces la envuelves con papel higiénico o en algodón bien mojado". Y ahí es cuando me inicié en conseguir nuevas plantas por medio de esqueje.
     



No recuerdo cómo empezamos con lo de la cría de gusanos de seda, pero seguro que fue alguna de las externas la que nos los traía y, también ellas se hacían cargo de traernos las hojas de morera.


Fue muy bonito ver cómo se desarrollaban, y la de cagadas que hacían cada día. Todavía recuerdo el olor tan peculiar que desprendían.

El triste recuerdo que os he comentado es, que cuando más emocionadas estábamos todas con nuestros gusanos apareció un día sor Joaquina, una de las monjas y al vernos con los gusanos nos  cogió la caja y la tiró a la basura. ¡Qué desilusionas que nos quedamos!, pero no me conformé y junto con otra de mis compañeras, cuando nadie nos veía, fuimos a la basura y con cuidado recogimos el máximo número, aunque de nada no sirvió, ya que inmediatamente nos descubrieron y esta vez no fueron ala basura, se fue directamente a uno de los desagües que había en el patio y allí que los tiró. 

Siempre me he dicho que la educación que teníamos antes no tiene nada que ver con la que ahora tienen los niños. ¡Con lo bonito que hubiese sido, que en lugar de quitarnos los gusanos, nos hubiesen explicado cómo se desarrollaban!. 

Desarrollo del gusano de seda

Afortunadamente mis hijos no pasaron por el mismo trance que yo pasé, y ellos pudieron tener sus gusanos, llevarlos al colegio, mostrárselos a sus amigos y compartir con ellos todo su desarrollo, o fases que son: huevo, larva, crisálida o pupa e imago o adulto. Y, disfrutar de ellos, durante los 24 días que dura su ciclo biológico: en los que hay diferentes mudas, a los tres días, hacen la primera, a los cuatro la segunda, a los cinco la tercera, a los seis días la cuarta. El capullo lo forman a los diez días y la mariposa aparece a los veinticuatro. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada