Recorriendo nuestros pueblos, he visto mascotas, otros animales y muchas cosas que me encantaría poder compartir. Como este gatito que salió a saludarme, cuando me disponía a fotografiar la puerta de una vivienda.

jueves, 29 de mayo de 2014

CAJÓN ARENERO PARA GATOS

Desde bien pequeña me han gustado los gatos, mi primera gata se llamó Lady, después tuve un gato que le puse el nombre de Spiko, y cuando me casé una señora me regaló una de sus gatas Siamesas, como regalo de bodas, y eso fue porque cada vez que pasaba por su casa entraba a ver a sus gatos.

Por aquella época, y más en un pueblo, los gatos no nos planteaba ningún problema, los tenías, te preocupabas de darle de comer (normalmente eran las sobras) y nada de cajones areneros, ellos hacían sus cosas por ahí. Jamás escuché a mi madre quejarse, ni a ninguno de mis vecinos.
 Así que cuando me regalaron a Cuca, la llevé a casa y ni me preocupé de ponerle nada para que hiciese sus cositas, y cómo vivíamos en un piso y no podía salir,  pues lógicamente se puso a hacerlo por doquier. "No sé en qué estaba pensando cuando tomé la decisión de meterla en un piso y no preocuparme de ese detalle". Pero cuando caí en la cuenta, puse un cajón con serrín y se acabó el problema.

Micifuz y su cajón arenero 

Ahora nuestras mascotas tienen mucha suerte, ya que tienen una gran variedad de productos para ellos, y las tiendas para mascotas son un buen negocio.

¿Sabéis quién tuvo la brillante idea de utilizar  piedrecitas para los cajones areneros?. Pues fue Edward Lowe en el año 1647.  Cuando Edward trabajaba en una tienda que su padre tenía, sus vecinas solían comprar allí el serrín para los cajones areneros de sus gatos. Un día a él se le ocurrió darle a una de su clientas una bolsa con gránulos de arcilla que se utilizaban para absorber el derrame de aceite y grasa.

Días después, cuando vio que la señora volvió a por más, fue cuando se le ocurrió la idea de meterlas en bolsas de 2 kg. y venderlas con el nombre de Kitty Litter (basura de gato) escrito por él en cada bolsa.

Entonces fue a otra tienda y le sugirió a su dueño que las vendiese por 65 centavos, pero como éste se burló de él, le dijo "regálelas y a ver qué pasa"

¿Y sabéis qué pasó? pues que se hizo millonario, según el New York Times desde entonces las ventas de rellenos para las cajas o areneros alcanzan 600 y 700 millones de dólares al año, y cerca de una tercera parte la absorbe las marcas que fundo Lowe.


video
Mi gatita Alba

Ahora hay de muchas clases, las que absorben dentro de ellas el pipi, las aglomerantes, con desodorante, y qué decir de los cajones areneros que se limpian solos.  La verdad es que fue un gran invento y gracias a él podemos disfrutar de nuestras mascotas sin que tengan los peligros de los gatos callejeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario